lunes, 5 de junio de 2017

.:Es la felicidad, estúpido:.



Una marca que crea vínculos, una marca que te acompaña a lo largo de tu vida, una marca que va más allá del producto que vende, una marca que trasciende al negocio es una marca que salva vidas.
Crear vínculos, construir una relación es socializar, la felicidad de las personas no es consecuencia del poder, la fama o la fortuna económica. La felicidad está dada por los vínculos, primero humanos y luego del entorno que lo rodea, si en el Marketing hay una posibilidad es la de saber cómo construir una marca que sea parte de la vida de las personas, dándole verdadero contenido de valores y humanizándola.
Los nuevos medios nos dan la posibilidad de construir vínculos, en un “Post”, responder a los comentarios es una manera de demostrar que verdaderamente nos importa lo que nos puedan decir las personas, incluso aquellos que siguen con verdadero fervor las acciones de la marca podríamos decir que los "mejores amigos" ya que "comparten" la alegría de la marca como si fueran ellos mismos.
Hoy el Marketing ha logrado tener verdaderas responsabilidades sociales, nuestra actividad debe asumir el "riesgo moral" de aquellos que depositan la confianza de sus vínculos para poder construir lazos sólidos de unión y fraternidad. A pesar de la fragilidad de las relaciones en el mundo hay un insights, una demanda oculta de humanidad y no podemos estar ausentes, es nuestra oportunidad para acompañar con estrategia y acciones consientes, llevar a las marcas a ser parte de este nuevo mundo no solo es poner en valor la tecnología, es necesario entender que el mundo es finito y somos parte para que su tiempo se extienda. Las personas quieren marcas reales, con vínculos reales, productos reales y experiencias reales; si no están de acuerdo con esto, piensen que por ejemplo en la política, que ha desarrollado una manera diferenciada de construir a los candidatos y lideres a partir de una vida real, verlos comer en hamburgueserías o andar por lugares públicos como ciudadanos comunes, eso no es casual, es parte de una demanda que se denomina “real people”, gente real en lugares reales haciendo cosas reales.
Así como una marca es eso que se hace parte de nuestra vida ya que se construye con experiencias, es así que debemos hacer que esas experiencias también sean orientadas a vivirlas con el objetivo de lograr felicidad, parece una estupidez, pero no.

.:Una Marca, para mí:.


¿Lealtad de marca en estos tiempos?, mientras conceptualizaba una matriz de brand character en estos días, imaginaba como una marca debería construirse, a partir de observar a las personas entendí, que hoy es una relación mucho más estrecha, algo que verdaderamente eleva lo vincular, entra en valor de cercanía y entendimiento, es como un enamoramiento, algo muy personal. Ahí recordé una canción que pertenece a los clásicos de la vida en nuestro Tucumán y, que de alguna manera representa ese sentimiento estrecho que logran las verdaderas marcas y las personas. Esta canción habla de una relación, nombra marcas que fueron y son parte nuestra, la letra relata la vida de los `80 la cual no ha perdido vigencia, el pasado añorado trae en estas letras recuerdos de momentos, olores y sabores que jamás se olvidan, alegrías, tristezas, amores; todo es parte de una construcción de valores y emociones.
No se perdió, solo nos olvidamos de tratar a las personas como personas, las convertimos en estadísticas, intentamos conocer y entender sus neurosis, pensábamos mas en las patologías de los integrantes de focus group que en escuchar lo que verdaderamente les importaba, lo simple y nos sorprendemos de que las nuevas generaciones no nos crean. Recuerdo muchas veces debatir sobre insights escarbando en el subconsciente, tratando de identificar los “¿Por qué?”, hoy pienso que era más simple de lo que creíamos. Como marketinero creo que tengo más paradigmas yo, que los grupos de personas que investigué, que segmenté por NSE, style life, geografías o necesidades aspiracionales, emocionales, ocasiones de consumo, etc.
Lograr lealtad es más simple de lo que suena, es entender a la gente desde lo simple, desde lo emocional, es como estar de novio, hablar de lo que le gusta a esa persona, acompañarla a donde quiera ir, planificar un futuro juntos, decirle las cosas que le gustan, mimarla.
En Marketing siempre hemos definido a la marca desde el concepto de lo estético, racional, emocional pero atado al negocio y creo que no miramos lo que realmente es, una marca es algo que jamás se olvida, cuando te enamoraste por primera vez esa persona dejo algo en nosotros, un beso, un abrazo, una palabra, una frase, una marca, poniendo sonrisas en tu boca para mí. 

.:El Mensaje ha muerto, larga vida al mensaje:.


Desde que la comunicación publicitaria nació fue unidireccional, todo se basaba en proponer mensajes, productos, marcas, slogans; las marcas hablaban y los consumidores escuchaban. La evolución llegó y un día entre el Marketing y la Publicidad decidimos escuchar, así el feedback se puso de moda, la respuesta lo era el “todo”, poder escuchar lo que clientes tenían para decir era como descubrir un mundo nuevo, a esos clientes comenzamos a segmentarlos por variables cuantitativas y comenzamos a asignarles atributos y valores… el resto de la película ya la saben, estamos en un nuevo mundo.
Un día descubrimos que los clientes son personas, y que la manera de segmentarlos como lo hacíamos antes ya no funciona, son incontrolables, son muchos y desconfían de todo, no creen en las marcas y están dispersos, tanto físicamente como en la atención que le prestan a lo que están haciendo, ahora debemos entender las generaciones, todos dentro de una generación tienen características similares y comparten las formas y los modo de tomar decisiones, los segmentos eran controlables.
Otro cambio fuerte y directo “al pecho” fue el antiguo y retirado (por ahora) concepto de “momento de la verdad”, el cual fue reemplazado por los “micromomentos” de google; el entorno también cambio, los accesorios del hombre se convirtieron en extensiones del hombre, la conectividad full time dejo de ser necesaria para convertirse en imprescindible, mis hijos no imaginan un mundo off line, ni lo aceptan.
Ante todas estas realidades el Marketing y la Publicidad se fusionan para estar al día, alguien dijo un día durante los `90, interactuemos, la bidireccionalidad había dado un paso más, hoy no alcanza con interactuar, hoy la marca debe ser parte de la vida de la gente, las personas esperan de las marcas lo mismo que yo esperaba de mis amigos, “si te pregunto, contestame”, así es que el mensaje publicitario podemos decir que ha muerto, hoy vivimos los tiempos de las postpublidad, el Branded Content Strategy (estrategia de contenido de marca), está dando la pelea más revolucionaria, dejamos de comunicar mensajes y pasamos a desarrollar contenidos, ante esto los medios tradicionales, los “off line” perdieron su espacio y las plataformas digitales “on line” toman el lugar de líderes, estos nuevos medios si bien son inestables, desafían a los creativos a desarrollar contenidos que despierten la atención y el interés de quienes recorren las redes en busca de más conocimientos, casos como los de grandes marcas ya trazan curvas de tendencias muy marcadas, ejemplo son NIKE Football quien hace 9 meses presentó una nueva línea de indumentaria y lleva más de 60 millones de vistas, la masividad ha migrado de los medios tradicionales a estos nuevos medios, que aparte de poder mostrar con otros atributos, también los hacen con otros costos. Otro caso es el de ADIDAS, esta marca rechazo un guion de un estudiante de publicidad llamado Eugen Merher y este terminó produciendo el spot sin autorización de la marca el cual fue viralizado por las distintas plataformas y llego a tener más de 13 millones de visualizaciones.
Sin dudar, aquella generación que se resiste a ser masificado termina masificando la plataforma, esta suma de ejemplos hace que las marcas se construyan a partir de lo que suben, lo que contestan las personas, lo que responden los community managers, los like, lo que compartimos, retweet, repost. El mensaje ha muerto porque no fija la marca, no la construye, fija el producto que es lo que realmente queremos, Iphone comunicó y vendió más como marca que Apple; lo emocional, la retorica es perecedera e inmediatamente consumible, me pregunto, ¿hoy, “la llama que llama”, lo lograría?. Larga vida al mensaje.

.:Marketing sine nobilitate:.

- ¡¿En que te has convertido, en que te han convertido?!...
- ¡¿en qué me he convertido?!...
Antes de terminar el año es bueno imaginar un debate entre el marketing clásico, el neo clásico y el moderno (no podemos hablar de marketing posmoderno ya que hasta hoy la corremos desde atrás a la “evolución” de la sociedad).
Recordaba cuando comencé en esta profesión, hace unos 22 años no se conocía mucho sobre el tema, en Salta (provincia en la cual vivía), hablar de Marketing era poco entendido, los que asistíamos a las charlas de los grandes como Wilensky, Kastica o Levy éramos considerados raros, si muy raros, éramos una mezcla de publicistas con lenguaje de administración y pensamiento de comerciales, una especie de fusión fría de los negocios. Yo, que por esos años recién terminaba la secundaria era una esponja que intentaba aprender de cada artículo, libro o charla que se me posibilitaba ir, era una formación analógica y vivencial, la experiencia era real, lo virtual era ciencia ficción, lo máximo en esos tiempo un VHS de Al Ries producido en Puerto Madero, inspirador. Soy de los que se formaron con “el show del clio” los sábado a las doce de la noche, de los que leíamos mañana profesional con las notas de Stan Rapp sobre Maxi Marketing, las revistas Gestión como formadora de Management.
En 22 años vi los tres tiempos del marketing que a mi modo me gusta definir:
el fin del marketing clásico:
(empresa propone y dispone – cliente adquiere),
vi nacer y morir el marketing neo clásico:
(empresa pregunta – cliente propone - empresa dispone – cliente adquiere),
ahora veo nacer el marketing moderno:
(cliente propone, dispone, modifica – empresa se adapta, innova – cliente cambia – empresa innova y se adapta de nuevo).
Hace 22 años aprendí que el marketing era una sofisticada pero simple herramienta de administración para le generación de valor del producto, luego esa herramienta sofisticada pero simple de administración para la generación de valor podía construir una marca, un emblema único e inimitable, este cambio era el verdadero diferenciador que los marketineros buscábamos para alcanzar el deseado posicionamiento; es decir, primero peleamos por costos, por producto, por góndola, por publicidad. Luego peleamos por la mente, como define Avy, peleamos por: “lo que marca la marca, con respecto a la marca enemiga” (jamás escuche una mejor definición de posicionamiento), peleamos por construirnos dentro de esas atormentadas cabezas de personas que necesitaban depositar sus expectativas, sus ideales, sus más íntimos deseos; generamos enormes centros de contención sociales, emocionales y económicas denominadas MARCA, una MARCA pasó a ser algo más que un simple símbolo.
Hoy, luego de pasar por todos estos caminos nos encontramos que hay nuevas formas de hacer marketing, hoy se ponen en el centro de la pista los medios digitales, con sus nuevas formas de pensar, hacer y decir; todo pasa por las redes.
Hace 22 años las métricas se calculaban por estudios de mercados que nos daban como resultado los volúmenes consumidos de tal o cual producto, luego pusimos en el centro de la mesa al consumidor/persona, los segmentos eran la forma correcta de definir una estrategia, hoy son generaciones que conforman una manera tan grande de pensar y decidir que son estudiadas en forma global, sus patrones de comportamiento son tan standard que con una medición de small data podemos determinar cómo se comportan, que les gusta, como consumen, etc…. “Small Data”, que forma snob de definir la palabra “espiar”, si espiar, hoy las personas han perdido la privacidad, por esto es simple saber todo lo que dije antes, las redes han dejado al descubrieron eso que tanto queríamos saber en los estudios de focus group, ¿Cómo es su casa?, ¿Qué bebida toma?, ¿Cuándo consume?, ¿Qué comida le gusta?, ¿Cómo duerme?, ¿Qué música escucha?, ¿Quiénes son sus amigos? Y hasta que piensa, entre muchísimas otras variables que podemos saber con solo quedarnos revisando biografías de contactos. Se termino lo privado, se termino la vergüenza y el marketing pierde metodologías que fueron claves en la defunción de una estrategia, el marketing se hizo snob, perdió nobleza, antes ser un hombre de marketing era ser un profesional que contribuía con elevado nivel de aporte en la toma de decisiones, el producto, la marca y la persona eran tomados como un modelo tripartito clave y elemental, a su alrededor giraban las variables, publicidad, distribución, costos, ROI, etc., hoy las redes en el cetro, la persona como una extensión y el resto va orbitando alrededor intentado no entrar en conflicto para no romper con el alineamiento, para mi estamos en el fin de un ciclo que duró mucho menos de lo que imaginaban, se ha intentado hacer creer que esta nueva forma de hacer marketing era la nobleza, era la crema de las cremas, lamento decirles que esta forma de hacer marketing no tiene nobleza, es falta de seniority, no resiste una hora de acalorada discusión de directorio, no tiene contenido.
Sin ir más lejos, las redes son hoy lo que fueron las figuras que veían los hombres en el fondo de la pared descripta en la alegoría de la caverna de Platon, creo que todavía hay un mundo por descubrir que esta más allá de un millennials y sus redes.

.:Nosotros decidimos hasta donde ser globales:.


En este nuevo siglo lo que ha cambiado no es la necesidad de hacer negocios, sino la manera de hacerlos. Durante el siglo pasado construimos una "sociedad de consumo" y desde entonces, "sociedad" y "consumo" están vinculados. La mayoría de los estudios y expertos dicen que las personas expresan sus valores y creencias a partir de lo que compran, los productos y las marcas son signos de su identidad, hoy no se puede decir que se entiende de negocios si no se entiende de personas y, de cómo estas están viviendo la ruptura. Para entender a la gente de hoy es preciso entender como viven, que sienten, como es la vida cotidiana, es decir mirarlos desde la luna, observarlos como un todo. Esto implica dejar de verlos como consumidores fragmentados inconexos que hoy van al shopping, luego votan un político o que mañana van al cine. Para poder entender una cultura debemos entender, que es lo que une a un Target, porque antes que nada son personas.
Hoy lo que sucede en la política, sucede en los negocios. La gente está siguiendo a aquellos que logran entender cuáles son los nuevos deseos. Si hoy lo importante es la rutina, aquella marca o aquel político que mejor entienda la rutina y pueda involucrarse en ella tendrá más posibilidades de ser seguido. Hoy la gente no compra productos, servicios o plataforma ideológicas, hoy compran EMPATÍA.
Esta nueva forma de hacer esta cambiando el modo de ver y de percibir, la exposición es inevitable y estamos a un "me gusta" de lograr estar cerca de la gente, el que lo esté buscando será quien decida qué tan global quiere ser.

.:Riesgo, Oportunidad y Cambio :.


Desde fines del siglo 18 el hombre ha luchado en busca de la libertad, Erlich Fromm describe una serie de logros del modernismo como grandes victorias respecto a esta lucha, ejemplo de ello la libertad religiosa, en la cual la persona cree desde lo eclesiástico en aquello que le otorga mayor seguridad y confianza, en contraposición de esto se encuentra la perdida de la fe; otra gran victoria es el logro de palabra, donde puede expresar libremente su pensamiento y sin necesidad de reprimir estados o pensamientos, claro que esto no es absoluto, ya que el pensamiento moderno se encuentra condicionado por el pensamiento de todos, es decir que el hombre solo repite palabras que lo hacen sentir libre, cuando en realidad por querer ser libre de palabra ha perdido el sentido común entregando el criterio a la concentración de pensamiento; por ultimo en la gran lucha por la libertad el hombre moderno, está logrando poner fin a las ataduras de la autoridad que le indican lo que debe hacer y lo que no debe hacer. Si bien a lo largo de estos más de 200 años hemos logrado un gran número, no debemos descuidad las cualidades de estos logros.
La búsqueda de la libertad podría estar representada por una curva de aprendizaje, que en la realidad no se da bajo un proceso perfecto, en cada estadío a lo largo de la curva podría decir que surgen alteraciones que son posibles crisis. Para entenderlo mejor; la Crisis es una coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución. Los cambios críticos implican siempre algún grado de incertidumbre en cuanto a su reversibilidad o grado de profundidad. Si los cambios son profundos, impensados y violentos y, si tienen consecuencias trascendentales, van más allá de una crisis y se pueden denominar Revolución. Frank Pittman ha clasificado las crisis en 5 diferentes, es aquí donde diría que debemos comenzar a evaluar en cual de ella estamos parados para poder identificar la problemática y poder continuar avanzando en el proceso de curva de aprendizaje.
1) Crisis de efectividad. Pittman dice que esta vincula a la naturaleza azarosa a la vida, crisis que no es posible controlar, sociedades e individuos han sucumbido por esta repetitiva falta de efectividad. Esta descripción lleva a pensar que en una organización para no caer en esta crisis, la variable Amenaza de una matriz FODA debería ser la analizada y estudiada para su prevención, ya que esta habla de lo incontrolable.
2) Crisis de Creatividad. Inesperada falta de capacidad para innovar. Esta crisis es la responsable de la mayor parte de la hecatombe económica que se han producido a lo largo de la historia. Pensado desde la perspectiva empresarial, hoy es un desafío pensar creativamente en la innovación, “siempre hay alguien que ya lo pensó primero”, una máxima que hoy debemos tener claro al momento de creer que estamos innovando, en lo personal creo que la creatividad debería darnos la posibilidad de innovar el proceso y no esperar que la innovación sea el resultado para evitar la crisis.
3) Crisis existencial. Esta me parece una manera brillante de analizar la meseta. Esta crisis habla de la aceptación del paso del tiempo, crisis de la infancia, de la pubertad y adolescencia, la primera juventud, la de mediana edad, así como la tercera edad. Creo que a esta crisis aplica es magnífica definición de Alberto Levy, “no somos grandes, estamos grandes” (señalando la cabeza).
4) Crisis de valores o de comportamiento establecido. Comienza por arriba, el líder que no da el ejemplo no puede esperar que otros lo sigan, las empresas que no son responsables con sus colaboradores no pueden decirse responsables con la sociedad.
5) Crisis afectiva. Es la crisis de sentimientos. Dejar de ser una relación para pasar a ser un vínculo.
Estamos viviendo uno de los procesos de mayores cambios, la inmediatez nos devora y no nos deja pronosticar y pensar a mediano plazo, lo vivimos en el día a día, hacer el clásico ejercicio de cómo nos vemos dentro de 5 años se convierte en una profecía, nos cuesta imaginar el futuro, vivimos en la ciencia ficción que alguna vez nos asombró en una pantalla de cine, hoy ya tenemos un hombre con tercer ojo electrónico implantado, Neil Harbisson tiene una antena en su cabeza y está reconocido como el primer cíborg de la historia. Nació con acromatopsia y un software le permite ver y, aunque suene raro, oír los colores. La ciencia y los emprendedores siguen trabajando e innovando para lograr una mejor calidad de vida a las personas.
Adaptarse es el modo de superar las crisis, ustedes evalúen por cual están pasando, cambiar también una expresión de libertad.

miércoles, 12 de octubre de 2016

En Busca de la Felicidad

Desde hace unos años sigo el informe sobre el Estudio de Felicidad Mundial (Word Happines Report) realizado por un grupo de expertos independientes que actúan a título personal financiados por la ONU. Este se realiza en más de 157 y el mismo trata de estudiar cuales son las razones y las variables que hacen que una población sea feliz, entre los hallazgos más renombrados por esta investigación es el famoso país de Butam, el cual uds sabrán fue quien reemplazó la medición de PBI (producto bruto interno) por FIB (felicidad bruta interna).

En el estudio entre los países medido se encuentra Argentina el cual en 2009 ocupaba el puesto 15, en 2012 paso a ocupar el puesto 17 y en 2015 el puesto 26, las razones a saber coinciden con el último estudio realizado por la consultora CCR sobre realidades sociales y toma como referencia variables parecidas al Word Happines Report. Si bien la felicidad no es un constructo, el bienestar sí lo es. Los especialistas y estudiosos como resumen conceptual entienden que la felicidad es la consecuencia de un subjetivo bienestar, es decir la felicidad es un estado de ánimo es “lo emocional”.
El estudio nos cuneta que en los 10 primeros países, las evaluaciones de vida media es de 7,4 en la escala de 0 a 10, mientras que para la parte inferior 10 de la media es la mitad, en el 3,4. Los países más chicos son típicamente caracterizados por su pérdida de valores en las seis variables que se utilizan aquí para explicar las diferencias internacionales (PIB per cápita, la esperanza de vida saludable, el apoyo social, la libertad, la generosidad y la ausencia de corrupción) y, a menudo se le suman a estas la violencia y la enfermedad. De la diferencia de 4 puntos entre los 10 superior e inferior, de los 10 países, más de las tres cuartas partes se explica por diferencias en los seis variables, con un PIB per cápita, el apoyo social y la esperanza de vida saludable de los mayores.
Cuando se vuelve a considerar los cambios de evaluación de la vida para 126 países entre 2005-2007 y 2013-2015, vemos una gran cantidad de evidencia de movimiento, incluyendo 55 ganadores y 45 importantes perdedores. Los ganadores superan en número a los perdedores en especial en América Latina, la Comunidad de Estados Independientes, Europa Central y del Este. Los perdedores superan en número a los ganadores en Europa Occidental y en menor medida en el África subsahariana, Oriente Medio y África del Norte. Los cambios en las seis variables claves explican una proporción significativa de estos cambios, aunque la magnitud y naturalezas de las crisis que enfrentan las naciones desde 2005 han sido tales que se muevan en algunos países en forma negativa. Tomando los informes anteriores, seguimos viendo evidencia de que las grandes crisis tienen el potencial de alterar las evaluaciones de la vida de maneras muy diversas de acuerdo con la calidad social e institucional.

En particular, como se muestra en Informe de la felicidad Mundial de 2013 y la felicidad Mundial de 2015, hay evidencia de que una crisis impuesta en una estructura institucional débil puede llegar a perjudicar aún más la calidad de la ayuda a la construcción del tejido social, si la crisis se desencadena genera la culpa y la contienda en lugar de la cooperación y la reparación.
Por otro lado, si las instituciones son subyacentes de calidad estándar, las crisis económicas y naturales pueden dañar incluso los sectores productivos. Estas mejoras sociales no sólo garantizan mejores respuestas a las crisis, sino que también tienen un plus de felicidad, ya que la gente pone un valor real a la sensación de que pertenecen a una cuidada y eficaz comunidad.
Con respecto a la desigualdad de bienestar, medida por la desviación estándar de la vida, las evaluaciones realizadas dentro de cada país, se encuentra con que varía según los países la felicidad media y la desigualdad de ingresos. El informe argumenta que, así como el subjetivo bienestar ofrece una amplia e inclusiva medida de la calidad de vida que dan los ingresos, la desigualdad subjetiva del bienestar proporciona, cuando es menor, una más inclusiva y significativa medida de la distribución de bienestar entre individuos dentro de una sociedad.

Los informes anterior contrastan y dejan en evidencia la convergencia global en la felicidad e igualdad, desde la primera a la segunda mitad de los datos no ha habido aumento de la desigualdad de felicidad dentro de la mayoría de los países, casi todas las regiones, y para el mundo en su conjunto. Solamente una décima parte de los países mostró una significativa reducción de la desigualdad de felicidad, mientras que más de la mitad mostró un aumento significativo. Los universos en su conjunto y 8 de las 10 regiones mundiales mostraron un aumento significativo en el bienestar de desigualdad desde 2005-2011 a 2012-2015. Estos también demuestran que una mayor desigualdad en el bienestar contribuye al bienestar medio más bajo.

Las discusiones sobre la desigualdad de ingresos y riqueza, por lo general se basan en qué hacer con ellos, esto siempre recae en la solución de transferir recursos de ricos a pobres para lograr una mayor igualdad. El aumento de igualdad en general no requiere de la transferencia, ya que la construcción de la felicidad para algunos no se basa en reducción de la felicidad de los demás. De hecho, uno de los principales beneficios de ampliar el foco de atención de las políticas de los ingresos y la riqueza es de subjetivo bienestar, ya que hay muchas formas de mejorar la felicidad media, el aumento de la igualdad eleva a los que están más abajo, sin que los demás pierdan lo que les pertenece o ganaron.
La orientación de las fuentes no materiales del bienestar, son cuestiones de mayor amplitud y generan grandes posibilidades para aumentarla, mientras que simultáneamente reduce el estrés sobre los recursos materiales escasos. Se necesita mucha más investigación que complemente la interrelación de los factores que determinan la desigualdad de bienestar, pero no hay esperanza de que simplemente cambiando el enfoque de desigualdad de rentas acelere la llegada de un momento en que la distribución de bienestar se puede mejorar, en beneficio de las generaciones actuales y futuras en todos los países.

Como antes mencione, la consultora CCR público un informe sobre realidades sociales que habla del bienestar de los argentinos en estos mercados de cambios, crisis y ruptura, el informe resume que los argentinos ante estos escenarios buscan el resguardo en lo privado, la familia, los amigos, el trabajo y que el dinero no es determinante de la felicidad o el subjetivo bienestar.


Los soñadores creemos que la felicidad está en lo esencial y ello es invisible a los ojos, los estudiosos también.